Portugal | español

21 feb. 2019

Human-Robot Collaboration: ¡está permitido tocar!

Gracias a la tecnología de seguridad de Pilz es posible que haya una colaboración estrecha y segura entre operadores y robots, incluso sin necesidad de una valla de protección. Está expresamente permitido tocar.

La automatización del futuro exige cada vez más una colaboración sin peligros entre operadores y robots. Pero, ¿qué significa exactamente "sin peligros"? ¿Qué presión y qué fuerza puede ejercer un robot para no provocar lesiones? Las respuestas a estas preguntas se encuentran en la especificación técnica ISO/TS 15066, en la que se establecen los límites máximos admisibles de dolor para colisiones entre operadores y robots. Si las colisiones entre el operador y el robot durante la aplicación están dentro de estos límites, significa que la aplicación cumple la normativa.

El set de medición de colisiones PRMS de Pilz permite saber si los valores de fuerza y presión están dentro de los valores límite de dolor definidos. Registra la fuerza y la presión transmitidas en una posible colisión entre el operador y el robot. La evaluación tiene lugar vía software. PRMS se utiliza para la validación de seguridad de aplicaciones Human-Robot Collaboration (HRC).

Si las colisiones entre el operador y la máquina durante la aplicación se mantienen dentro de los límites definidos, significa que la aplicación cumple la normativa. Esto requiere realizar las oportunas mediciones en todas las aplicaciones HRC.


Más información:

Human-Robot Collaboration en Pilz

Personas y robots
Sede central

Pilz GmbH & Co. KG
Felix-Wankel-Straße 2
73760 Ostfildern
Alemania

Teléfono: +49 711 3409-0
Correo-e: pilz.gmbh@pilz.de